Archivos Mensuales: julio 2012

Frases célebres sobre el saber

Estándar

Compartimos, hoy, unas frases célebres sobre el saber y el talento, para disfrute de los mayores de la familia:

” El hombre intruído tiene siempre las riquezas en sí mismo.” (Fedro. 10 A.C. Fabulista latino)

” El talento es un don que Dios nos ha dado en secreto y que nosotros revelamos sin darnos cuenta.”  ( Barón de Montesquieu 1689-1755)
” Cuando aparece un gran genio en el mundo se le puede reconocer por esta señal: todos los mentecatos se confabulan contra él” (Jonathan Swuift 1667-1745)

”  El hombre no es más que lo que la educación hace del él. “(Inmanuel Kant 1724-1804)

Pinta el verano

Estándar

No te aburras en verano

puedes pintar con los pies

puedes pintar con las manos

al derecho o al revés

con tu padre, con tu hermano

en el pueblo, en la ciudad

en la playa o en el campo.

Puedes pintar con los “rotus”

con lápices, con las ceras

con  pinceles, acuarelas

sentado, de pié,  tumbado

Mira a tu alrededor.

¡Y ponte a pintar el verano!

Anécdotas del magisterio

Estándar

Hoy nos gustaría compartir una anécdota que le ocurrió a una de nuestras hadas mientras estudiaba magisterio. En clase de psicología, en los años noventa,  nuestro emblemático profesor  don Antonio Luceño preguntó:

“¿Qué  creéis que es lo que  más  hace crecer, engordar, ponerse guapo a un niño?”  Todos los alumnos y alumnas eran, en su mayoría,  muy jóvenes, así es que dieron respuestas diversas, pero ninguno acertó. Don Antonio respondió:

” Lo que más hace crecer a un niño es ese grito de nuestras madres : ¡Reeeeeey , reiiiina de mi casa!

Era una lección sobre el poder del amor,  los sentimientos,  las emociones  y las palabras.

COCINA SANA Y DIVERTIDA PARA HACER CON LOS NIÑOS.

Estándar

Tiempo prep: 15 min, más tiempo de congelación Raciones: 1 litro de helado

Ingredientes:

Para la crema:

  • 250 ml de leche
  • 250 ml de nata para montar, 35,1% MG
  • 150 gr de azúcar
  • 3 yemas de huevo (mediano)
  • 1 vaina de vainilla
  • 30 gr de Maizena

Para terminar de montar el helado

  • 250 ml de nata para montar 35,1% MG
  • 10-15 galletas Oreo

Elaboración tradicional del helado de vainilla y galletas Oreo Helado de vainilla y Oreo Comenzamos preparando una crema. En un cazo antiadherente, ponemos a cocer 125 ml de leche, la nata con el azúcar y la vaina de vainilla. Aparte, en la  leche que hemos reservado disolvemos la maizena, y añadimos las yemas de huevo batidas. Cuando la mezcla que tenemos al fuego hierva, retiramos, sacamos la vaina de vainilla y añadimos a la preparación anterior.  Volvemos a poner a fuego medio, removiendo sin parar hasta que espese. Retiramos del fuego y dejamos enfriar, tapando con papel film para que no le salga costra.

Cuando la crema esté fría, montamos con un batidor de varillas los 250 ml de nata (que deberá estar muy fría), y lo mezclamos con cuidado con la crema pastelera haciendo movimientos envolventes. Introducimos en un recipiente adecuado y metemos al congelador. Cuando pase una hora, sacamos el helado del congelador y batimos.  Volvemos a llevar al congelador, y  repetimos la misma operación otras dos veces más. La última vez, antes de volver a guardar en el congelador, agregamos las galletas troceadas, y repartimos bien en el helado. Llevamos al congelador, y sacaremos unos 15 minutos antes de consumirlo. Este proceso de sacar y batir el helado se hace para evitar la cristalización del mismo, a lo que también ayuda la cantidad de materia grasa y azúcar que se le añade al helado.

La siesta

Estándar

Acurrucadito

 en la cama

o en el sillón de mamá.

Tendidos bajo la sombra,

sobre la arena del mar.

En el suelo,

en la alfombra,

o en el sillón de papá,

con pijama o sin pijama,

tumbadito en el sofá.

¡Qué rica sabe la siesta!

y después…

¡A bañarse y a jugar!

Niños en la siesta. Joaquín Sorolla

En japonés para el recuerdo…

Vídeo

Aunque nuestros “peques” no lo sepan, hubo un tiempo en el que los niños españoles aprendimos una canción en japonés. Las versiones  que cantábamos eran variadísimas… y la libertad de interpretación ganó al texto. Esto ocurrió, allá por el año 1974.  Aquí la compartimos para el recuerdo de los mayores y para que lo disfruten también los más pequeños. Era la canción final de la serie de dibujos animados: Heidi.