I want you back

Estándar

La vida de los niños debe estar llena de esas pequeñas cosas que suman ese paraíso que llamamos infancia, un espacio temporal lleno de aprendizajes, experiencias, y sobre todo de  mucho amor, cariño y comprensión para ayudarles a crecer como personas.

A lo largo de la historia, son muchos los niños que han tenido infancias robadas por diferentes causas, entre ellas, el tener, por ejemplo, un talento especial para algo. El legado de su sacrificio se ha traducido, en ocasiones,  en forma de hazañas deportivas, películas, obras de arte, etc. Un ejemplo de niño prodigio fue Michael Jackson, cuya vida mostró siempre los restos de esa infancia sin niñez.  Quizás la reflexión que podamos sacar es que la infancia de cada persona es única y especial, con su propio ritmo de aprendizaje y de maduración. Hay niños que son prodigios y otros que no lo son, pero todos ellos tienen algo único e irrepetible que merece el  mayor respeto por parte de los adultos: la infancia, algo para lo que no hay nuevas oportunidades, porque nunca vuelve…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.