Archivo de la categoría: Aventuras de la familia elefante

La familia Elefante en Invierno

Estándar

Nuestra  amiga Eugenia, desde Galicia, nos manda una carta de la familia elefante. ¡Gracias!!!

Hola somos los elefantitos azules y te enviamos nuestra última aventura que fue el fin de semana pasado. Como hay tanta agua por todos los sitios … descubrimos cascadas…… fuimos a ver una presa que desembalsaba por todas las compuertas y al final pasamos  por las Burgas (fuentes de agua caliente… a más de 60 grados) en Ourense…

Nos dijo D. Felix de la Floresta (reloj de pared) que uno de estos días te iba enviar una carta contándote últimas novedades… la verdad es que, como decimos por aquí, es un poco “chanchón” o sea un pesado, pero en el fondo tiene buen corazón…

íbamos preparados para la nieve pero nevó muy poquito y no cuajó… creo que mañana si lo hará …..pero nosotros estamos en Coruña donde hace un tiempo horroroso de viento, lluvia y frio… ¡en fin… invierno

Un beso a las familias

Image
ImageImage<a

MENUDOS PERSONAJES

Estándar

La propietaria de los elefantitos azules protagonistas de nuestras historietas de La familia elefante, les ha creado ¡un perfil en facebook! Es sólo una anécdota graciosa que compartimos con todos los lectores .

http://facebook.com/elefantitos.azules

Elefantitos V: En las regatas de Coruña

Estándar

Y siguen los elefantitos viviendo aventuras solitos. Pinto, Valdemoro, Constante y Sonante, ahora tienen dos nuevos hermanos: Fu y Fa. Con ellos se fueron a Coruña a participar en las regatas internacionales de grandes veleros. Aquí Fu, riendo sin parar,  con un barco familiar y posando cortés,  en un barco holandés.

Fotos elefantes: Eugenia

Foto: Eugenia

Foto (EFE/ archivo)

Nuevas aventuras: Elefantitos III

Estándar

Esta vez los hermanitos de la familia elefante, han resultado ser unos tremendos tunantes. Se escaparon por un rato, cuando nadie estaba atento, y la liaron contentos: Se montaron en un tren, se acercaron a una vaca, han escalado una roca, y visitaron una bodega, aunque no probaron ni copa. Después volvieron a casa… y para que no los riñeran, se subieron con disimulo, y sin que nadie los viera, calladitos al estante, junto a los peques espantapájaros, que son sus amigos de antes. Estos chicos…¡no paran!