Archivo de la etiqueta: amigos del blog

Carta de una maestra jubilada

Estándar

Dos de nuestros alumnos son nietos de una compañera de profesión. Le hemos pedido que nos cuente su experiencia como maestra jubilada en estos momentos, y el resultado ha sido esta entrañable carta que comparte con todos nosotros. Le agradecemos enormemente su  emotiva colaboración:

“En primer lugar y antes de comenzar mi relato, quiero expresar mi más profunda gratitud a las personas que me han bridado la oportunidad de plasmar mis sentimientos y vivencias en esta nueva etapa de mi vida: ¡Gracias, compañeras de Educación Infantil!

Me llamo Purificación Bejarano Gómez, resido en Huertas de Ánimas, soy madre de tres hijos y abuela de tres nietos: Rodrigo, David y Sofía. Mis dos nietos mayores de 3 y 4 años son alumnos de este centro de ” Las Américas”.

Los últimos 20 años, he estado ejerciendo como maestra de Educación Infantil en Madroñera ( Cáceres) , ¡ toda una vida! y como era mi deseo, allí me he jubilado. Anteriormente, tanto mi marido como yo, ejercimos en distintas localidades de la comunidad de Madrid y también de la provincia de Cáceres.

Jamás olvidaré la fecha : 18-5–2012, día en que me personé en la Dirección Provincial de Cáceres para iniciar los trámites de mi jubilación. Sin ningún género de duda, ha sido la decisión más dolorosa que he tomado en toda mi vida, no pudiendo reprimir las lágrimas en el momento de estampar mi firma en los documentos que me presentaban, pues estaba dando por finalizada una etapa muy importante y querida.

A pesar de la nostalgia que me embarga al recordar:  Mi escuela, mis niños y  Madroñera, me considero una persona muy afortunada, pues he dedicado una gran parte de mi vida a lo que más me ha gustado hacer: ¡ Enseñar! Gracias al inmenso sacrificio de mis queridos padres y al mío, alcancé mi objetivo y mayor ilusión: Ser maestra.

Para  mí, cruzar los umbrales de mi clase, era  olvidarme de todo lo exterior y sumergirme en un mundo de candor e inocencia. Recuerdo las asambleas a primera hora de la mañana, donde nos contábamos nuestras cosas, cantábamos, rezábamos y si alguien estrenaba algo allí estábamos todos para admirarlo. Recuerdo el :” seño, qué vestido, “o “qué collar tan bonito traes hoy”. Cuando se agarraban a mis piernas o me daban un abrazo y también aquellos días en que salía con la cabeza “cuadrada”. ( más de uno y más de dos).  La hora del cuento, el silencio que se producía en el rincón de lectura nada más iniciar las palabras mágicas: ” Érase una vez” , lo gratificante que es enseñar a estos niños y ver cómo van aprendiendo como pequeñas esponjitas que van absorviéndolo todo. ¡Cuántos recuerdos…!

Cuando voy a recoger a mis nietos al cole, siento una sensación extraña, y veo a mis jóvenes compañeras de Educación Infantil con admiración y envidia sana.

Ante mí se abre una nueva etapa en la que dispondré de más tiempo para mi familia y para hacer otras cosas que antes me eran imposibles. Me voy con la misma ilusión con la que entré en el Magisterio y con la tranquilidad  del deber cumplido.

Para terminar, permítanme un recuerdo muy cariñoso para mis niños del 3º curso de Educación Infantil  del C:E:I:P ” Sierra de Madroños” ( Madroñera) : Blanca, Pedro, Alexia, Germán, Isabel, Paula, Rocío, Irene, Claudia, Elena, Sergio M. Daniela, David, Sergio P., Cecilia, Mireia, Jairo,  y Lorena. Este recuerdo lo hago extensible a todos los alumnos a los que impartí clase a lo largo de estos 20 años, y a mis antiguos compañeros y al pueblo de Madroñera”.

Un saludo

P. Bejarano

carta de agradecimiento y placa que regalaron las familias a Puri.

Elefantitos V: En las regatas de Coruña

Estándar

Y siguen los elefantitos viviendo aventuras solitos. Pinto, Valdemoro, Constante y Sonante, ahora tienen dos nuevos hermanos: Fu y Fa. Con ellos se fueron a Coruña a participar en las regatas internacionales de grandes veleros. Aquí Fu, riendo sin parar,  con un barco familiar y posando cortés,  en un barco holandés.

Fotos elefantes: Eugenia

Foto: Eugenia

Foto (EFE/ archivo)

Elefantitos II . Aventura en la playa

Estándar

Pinto, Valdemoro, Constante y Sonante, son cuatro hermanitos de la familia elefante. Sueñan con viajar y recorrer el mundo, así es que no pierden el tiempo ni un segundo. Enviaron fotos de su excursión al río y ahora mandan de la playa mojaditos y sin frio. Jugaron mucho en la arena, y bailaron con las olas, después fueron a la bañera derechitos trompa a trompa. Tras este   baño tan rico, y una cenita  muy sana, su mamá les cantó a los cuatro una preciosa nana. Shhhhh…… y durmieron muy fresquitos hasta la próxima semana… Pronto nos mandarán nuevas aventuras. (Fotos del hada amiga: Eugenia)

Los elefantitos: Un día en el río

Estándar

Una amiga del blog nos manda estas imágenes sobre sus cuatro elefantitos de goma en un día de río. ¡Gracias Eugenia! ¡Qué fotografías tan divertidas! Son preciosas, a ver si más gente se anima a mandarnos aventuras como la tuya. Un beso muy grande.

LOS CUATRO ELEFANTITOS CAMINO DEL RÍO

LOS CUATRO ELEFANTITOS AZULES BAÑÁNDOSE

SECÁNDOSE EN LA TOALLA DESPUÉS DEL BAÑO

UNA FOTO PARA LA FAMILIA, Y TAMBIÉN PARA EL HADA LILY

¡HASTA LUEGO!

Estándar

Esta semana es una semana de despedidas. Una de nuestras compañeras, la  “profe”  Conchi, se va a otro destino. Somos un equipo muy unido, y nos vanagloriamos de ello, así es que sentimos muchísimo la marcha de una de nuestras ” hadas”. Aunque la vamos a echar de menos, le deseamos lo mejor en su próximo curso escolar y le mandamos un beso muy fuerte. Ella nos deja esta preciosa carta de despedida:

He ido dejando esta carta de despedida hasta el último momento porque aún veía lejana en el tiempo mi partida, pero ya sin duda es el momento de despedirme de mi “Escuelina “.

Recuerdo la ilusión y los nervios de mi llegada. No había vuelto a entrar en el edificio desde mi salida en 2º de E.G.B. y lo recordaba aún más grande, seguramente porque yo era bastante más pequeña. Ilusión porque iba a impartir clases en el mismo cole donde yo estudié, en mi pueblo, con mis paisanos, con mis niños, pero por otro lado mis sentimientos chocaban con el nerviosismo de empezar con buen pie, pues ya se sabe: ” Nadie es profeta en su tierra “, bueno, pues ahora puedo decir que ese dicho no siempre se cumple.

Los nervios se desvanecieron muy pronto, pues entre todos “mis niños”, “mis padres” y sobre todo ” mis compañeras” me han hecho sentir que realmente estoy en casa (doblemente).

Y que decir de mis niños, pues eso, que ya siempre los voy a ver como eso: “mis niños”. Han sido dos años de alegrías, canciones,  esfuerzo,  abrazos,  aventuras,  caricias, de trabajo…, es el momento de decir un montón de palabras, palabras de corazón que recuerdan todo lo vivido cuando compartimos todo, porque juntos pudimos disfrutar lo mejor, derramar alguna lágrima y cantar a viva voz. Por tantos tiernos recuerdos y todo un caudal de amor. Muchos besos para mis niños, espero que me recuerden y me lleven en un rinconcito de su corazón y no sólo como la “profe” que les enseñó las letras y los números, sino que recuerden sus primeros sentimientos de amistad,  tolerancia,  respeto, de solidaridad…

A los padres, muchas gracias por hacer que mi trabajo sea mucho más fácil, participando y colaborando en todo. Por su trabajo, su comprensión y su confianza. Seguid así, al pie del cañón, para que estos arbolitos crezcan derechos. Os dejaré una frase que me dijo a mí un maestro, y espero que os sirva tanto como a mí: ” El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización “. ( J.P.Sergent). No quiero olvidarme, y desde aquí, mi pequeño homenaje a los abuelos, que desde el silencio nos sacan de algún que otro apuro con los niños, aportando siempre valores y la verdad de la vida sin olvidar nuestras raíces. Queridas familias, ya formáis parte de mis afectos.

Y por último y no menos importante, mi cariño y mi admiración por estas máquinas que tengo de compañeras, que me han despertado nuevamente  la ilusión y  la vocación por la enseñanza. Han sido compañeras, guías, pero sobre todo amigas. Os digo hasta luego y no adiós, pues os dejo parte de mi corazón y tendré que venir a recogerlo. El aire de armonía, de trabajo, compañerismo, esfuerzo…son sentimientos que respiran nuestros alumnos y de ahí su felicidad por aprender. ( Seguid por este camino).

Un beso grande y un….. Hasta luego.

Conchi