Archivo de la etiqueta: CUENTOS

EL GATO CON BOTAS

Estándar

Mañana asistiremos todos juntos al espectáculo de “Haz teatring” que en el Gran Teatro de Cáceres, representarán la obra: El gato con botas. Los niños están ilusionadísimos. Ya os contaremos. Si queréis saber más del espectáculo, os dejamos abajo un enlace.

GATO CON BOTAS

http://www.recursosweb.com/clientes/espectaculos.php?esp=182

Cuento de Navidad: La bailarina

Estándar

Érase una vez, una jovencísima bailarina que soñaba con las mieles del éxito en los grandes treatros del mundo. Cada día entrenaba sin parar y bailaba y bailaba mirándose en su espejito mágico. Era una chica preciosa, y sus pasos de danza eran cada día más perfectos.

Un día de navidad, cuando del cielo caían grandes copos de nieve, la joven bailarina decidió adentrarse en la ciudad y buscar al gran maestro de los maestros de danza. Se coló por una de las puertas del teatro y en cuanto vio el escenario, se puso a bailar en él para mostrar al maestro sus mejores habilidades de danza.  Otros jóvenes hicieron lo mismo que ella. Todos los bailarines y bailarinas de la ciudad estaban enterados de la presencia del gran maestro, y todos buscaban una oportunidad.

Cuando nuestra joven terminó de bailar, acudió ilusionada a escuchar las palabras del gran maestro, pero éste le dijo: “No, no creo que sirvas para la danza.”

La joven bailarina se decepcionó muchísimo y tiró sus zapatillas de baile al primer cubo de basura que encontró. Caminó llorosa hasta su casa, triste y con el cuerpo y el corazón helados. Dejaría la danza, cambiaría su ilusión y  se dedicaría a otra cosa… Así, con estos pensamientos, pasó la peor navidad de su vida.

Nuestra  joven bailarina  creció, se casó, tuvo hijos, y se dedicó a otros menesteres, olvidando la danza para siempre. Pero, un buen día, uno de sus hijos le comunicó que había venido a la ciudad, un gran espectáculo de la mano del más grande maestro de danza de  la historia. Así es que toda la familia se encaminó al teatro para ver el espectáculo. A la salida,  la joven madre se acercó con sus hijos a saludar al gran maestro de danza.

bailarina

Creo que la conozco, dijo el gran maestro. Sí,ya sé,  usted vino a bailar para mí hace años… Sí, contestó la joven madre, pero usted me dijo que no valía para la danza, así es que la abandoné para siempre. Ahora me dedico a otras cosas.

Entonces, al escuchar esas palabras,  el gran maestro, echándose las manos a la cabeza, le dijo: ¡Pero qué hiciste mujer, eso se lo digo a todos!!!  Pero sólo los que confían en sí mismos, continúan, vuelven,  y siguen bailando…Esa es mi prueba. Eso es lo que me dice que serán grandes bailarines y bailarinas…

La joven madre, aunque triste,  comprendió el mensaje del maestro y se lo enseñó a sus hijos:

Nunca perdáis la confianza en vosotros mismos, pase lo que pase y digan lo que os digan.

Ese año, los Reyes Magos leyeron la carta que escribieron los hijos  y le trajeron a la joven madre un precioso regalo: ¡Unas nuevas zapatillas de baile..!

Y colorín, colorado, este cuento de navidad, envuelto en sueños y buenos deseos, ha terminado…

(Cuento del hada Lily basado en una historia del libro: El cociente agallas: Si cambias tu mente, cambias tu vida. De varios autores. )

ME GUSTA EL ARTE. YURI GORBACHEV

Estándar
Yuri-Gorbachev-Red-Horse-in-Spring-16x20-MED

Yuri gorbachev. Red horse in spring.

Érase una vez un caballito de colores que vivía en un gran prado. Durante el verano, el caballito, se volvía de un intenso color amarillo, tan, tan amarillo era su pelo, que al sol le daba envidia de su resplandor. Entonces, trotaba y trotaba sin cesar por la pradera, hasta que se tenía que tumbar a descansar por culpa del calor sobre la verde hierba.

Al llegar el dulce otoño, su pelo se volvía cada vez más y más marrón, igualando a las hojas que caían de los árboles. El caballito trotaba y trotaba, hasta que caía agotado de cansancio sobre las hojas secas.

Tras el otoño, llegaba el invierno y el caballito se iba quedando sin color, hasta volverse blanco como la nieve. Entonces corría y corría hasta que se dejaba caer sobre la mullida nievecilla del prado.

Sin embargo, cuando más feliz se sentía nuestro amigo, era con la llegada de la primavera. Entonces, se volvía de repente, de un rojo intenso, igual que las amapolas rojas, las rosas rojas, los tulipanes rojos , los gladiolos rojos … y era en esa estación cuando más alegre se sentía. Corría y corría sin cesar, pero… tenía mucho cuidado de no dejarse caer sobre las flores. A ellas las olía con deleite y las trataba con mucho mimo.

Cuando la primavera se iba, el caballito se tornaba de nuevo amarillo, y su nuevo color anunciaba el verano, y con el verano trotaba y trotaba…y vuelta a empezar…

Cuentacuentos en la escuela

Estándar

Como cada año, nuestra escuela de Infantil se llenó por unas horas de color, música y fantasía gracias a la visita de los alumnos y alumnas del Ciclo formativo de grado superior de Animación Sociocultural del Instituto de Enseñanza Secundaria Francisco de Orellana de Trujillo, que junto a su profesora, Rosa Vega, sumergieron a nuestras niñas y niños en el mundo mágico de los cuentos y la dramatización. Las imágenes hablan por sí mismas. ¡Muchas gracias, artistas, los “peques” se lo pasaron en grande!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Nueva carta de Don Felix de la Floresta

Estándar

Hola: soy D. Felix de la Floresta, reloj de pared (¿se acuerda de mi?)  Le escribo para contarle ultimas noticias:

Es la historia de Xoan (Juan) hijo de Ana… una familia de grillos que viven aquí. El chico se apuntó a un trabajo de pirata y para gran disgusto de sus padres se fue a surcar aguas lejanas… ¡que aventuras nos contaba por carta!… tesoros encontrados… abordajes…. Hace unos días apareció por el pueblo Nos dijo que en uno de los ataques que sufrieron,  perdió una pata y como no se adaptó a una de madera lo echaron del barco. Ahora vive en casa de sus padres (un agujero que hay en la finca) y le ha prometido a su madre que nunca más buscaría ese tipo de aventuras… ¡hasta que se le olvide! ¡juventud!

Un saludo muy grande de todos nosotros y en especial del jarrón D. Ceferino, vale…. Lola, como se llama ahora.